Desde pequeña me había interesado el mundo de las emociones y la psicología,  con 15 años me escapaba de mis clases en la escuela para asistir a las clases de psicología de la universidad gracias a  un amigo que estudiaba allí.

Siempre me apasionó el mundo de la mente y cómo ayudar a las personas a vivir de un modo más tranquilo y equilibrado. Todos creían que sería médico como algunos de mis familiares cercanos.

Mi formación profesional e intelectual, se dirigía hacia la empresa; el marketing, las relaciones públicas y el comercio. Hasta que unos sucesos muy drásticos me obligaron a preguntarme qué era lo que realmente quería hacer con mi vida, y fue entonces cuando de nuevo surgió mi verdadera vocación. Ayudar a las personas.

Llevé a cabo la decisión de estudiar la mente, realicé estudios de Psicología, así como muchos cursos que tenían que ver con la mente y las emociones, tales como la terapia Regresiva, según la línea del Dr. Brian Weiss, cursos de análisis del inconsciente a través de los sueños, y cursos de neuropsicoinmunología, entre otros.

Durante la formación aprendí muchas cosas útiles, pero fue la experiencia propia lo que de verdad me ayudó a comprender que todos tenemos experiencias traumáticas y que existen muchas creencias grabadas en el subconsciente que condicionan nuestra vida, comportamientos y actitudes ante el trabajo, las relaciones, la pareja y en nuestro cuerpo.

Más tarde, inicié mis investigaciones en colaboración con instituciones médicas para poder desarrollar Ataraxia, un sistema integral que permite aprovechar al máximo el poder creativo de la mente, así como las propiedades de los cuarzos y las gemas permitiendo así el restablecimiento del equilibrio físico, mental y emocional de la persona. Es importantísimo hallar el origen de  nuestros conflictos para poder así desactivarlos.

Fue en el año 1990, con el nacimiento de mi hijo, cuando decidí por fin profundizar en el mundo espiritual y personal, ayudándome a comprenderlo y hallar mi propia paz, así como la respuesta a muchas dudas, pero no fue hasta el año 1998 cuando me atreví a ejercer de un modo profesional.

Mi experiencia profesional empezó en el mundo de los negocios pero siempre sentí un vacío y una insatisfacción que me impedía ser feliz. Pero cuando tú no tomas una decisión, la vida la toma por ti. De este modo, me sucedieron una serie de situaciones drásticas en mi vida que me empujaron a  tomar la decisión de abandonar ese camino y crear el mío propio.

A día de hoy, le doy gracias a la vida por el duro golpe que recibí durante la época anterior y por el sufrimiento vivido, porque actualmente y gracias a ello,  me dedico a lo que realmente me gusta, a mi verdadera vocación  y disfruto cada día de una vida plena y feliz sin que me falte nada y pudiendo cuidar de los que más quiero.

Es entonces cuando dejé que aflorara de mi interior ese DON, esa CAPACIDAD que había vivido en silencio por no entender ni yo misma lo que sentía, oía e incluso podía ver.

Son muchas las experiencias que he podido vivir y aunque socialmente me negaba mi capacidad para que no me juzgara o prejuzgara nadie, jamás podemos ir en contra de nuestra esencia es por eso que sentí que debía dejarme llevar, abrir los brazos a lo que estaba recibiendo desde hacía muchos años ya, tenía que haber una explicación y la encontré.

Mi conciencia se alejaba a un lugar maravilloso y mi cuerpo servía de canal y conectaba con seres de dimensiones superiores, seres de luz, guías; gracias a la compañía de personas que sin duda hoy digo: “me pusieron en el camino”, pude entender que detrás de todo este proceso había y hay una labor humana que hacer, así que entendí que ese don debía ofrecerlo a quienes lo necesitasen y mi experiencia y vivencia desde hace años me ha llevado a poder comprobar que son muchísimas personas las que han acudido a mi por mucho más que una necesidad física, sintiendo un anhelo en su alma capaz de dañar su físico y de sumergirlas en vidas que no construyen a partir de sus deseos internos.

Fue justo en ese momento, hace muchos años ya, cuando de un modo sereno, pausado y adecuado a mi evolución, recibí a través de escritura automática un método, nuestro método ATARAXIA con el que ayudamos, junto con mi equipo, a las personas a desbloquear emociones que dañan nuestro físico, acudiendo al origen de las mismas, sanando el alma y a su vez recordando y recuperando las capacidades de su ser, en Ataraxia somos interlocutores de sus almas,  eso que da vida, aliento y fuerza y nos hace únicos.

Y es en 2012 cuando de igual modo recibo la información de mi nuevo método, el Gemelo de Vida.

Gemelo de vida es una terapia revolucionaria y efectiva, tu gemelo de vida te proporciona respuestas a todas tus preguntas conectando con tu futuro potencial perfecto, al conectar con tu gemelo de vida, conectas con la mejor versión de tu vida “el gemelo tiene acceso a nuestros futuros potenciales además de nuestro presente”, para que vivas tu futuro potencial perfecto.

Justamente eso es lo que nos aporta nuestro gemelo de vida, la mejor salida, solución a todo aquello que deseemos o que nos crea dudas e incertidumbre en nuestro caminar, en nuestra vida, llevándonos en ocasiones a la frustración y a patologías físicas y psíquicas, conecta con tu gemelo de vida, conecta con la esencia más pura de tu vida.

La certeza es la llave de tu felicidad.

Esther Francia

Bookshelf 2.0 developed by revood.com